CUOTAS

ATENTO AVISO

A los participantes de este blog se les hace extensiva la información respecto a las cuotas de penalización:

- Errores Ortográficos: $1.00
- Errores de redacción/sintaxis: $3.00
- Ideas o Enunciados TOTALMENTE erróneos o fuera de lugar: $5.00

TOPE A PAGAR POR MULTAS: $10.00

2 nov. 2011

Anaxágoras de Clazomene


La filosofía tuvo gran auge en diferentes partes del mundo especialmente  en Grecia, la cual  se desarrolló aproximadamente en el s. VI a. C. con los presocráticos, ya que ellos tenían la inquietud de saber qué había más allá de lo tangible, es decir, razonaban y aportaban luz a los problemas y situaciones de la vida cotidiana para darles una explicación lógica de acuerdo a su época. Cabe decir, que hubo una escuela importante en el periodo de los presocráticos la cual es de los pluralistas. En ella hubo un alumno  llamado Anaxágoras que destacó por su pensamiento filosófico. Además, es imprescindible saber que los pluralistas se caracterizan por creer en un principio haciéndolo múltiple y quieren “armonizar las exigencias de la razón y el testimonio de los sentidos”[1].

    Ahora bien, Anaxágoras  nace en Clazomene, alrededor del año 500 a. C. ahora bien, basandose en su crónica,  según “Apolodoro, dice que nació en la 70 Olimpíada y que murió en el año primero de la 88. Comenzó su actividad filosófica en Atenas en el arcontado de Calias, a la edad de veinte años, según nos cuenta Demetrio Falereo en su Registro de Arcontes, y dicen que allí estuvo treinta años”[2]. Otro rasgo relevante de su vida es que salió de Atenas por causas de un decreto que iba dirigido a él. Dicho decreto acusaba a las personas que no creían en la religión propuesta en tal época y a las personas que enseñaban teorías celestes. En efecto  Anaxágoras abandonó Atenas por estos motivos y  tuvo la necesidad de arribar  a Lámpsaco  donde pereció.

  Después de describir la vida de Anaxágoras es indispensable profundizar y conocer su pensamiento filosófico para encontrar la riqueza que aporta a sus coetáneos conforme a la cosmología y otras posturas acerca de la realidad. Así pues, Anaxágoras afirma  que todas las cosas, no importando su tamaño, contiene una porción de todo. También cree que la materia puede ser infinitamente divisible, por ello  postula su idea sobre la cosmogonía diciendo que: “Juntas  estaban  todas las cosas,  infinitas en  número y  pequeñez: ya que también lo pequeño era infinito. Y mientras todas estaban juntas, nada era visible a causa de su pequeñez; pues el aire y el éter las tenían sujetas a todas, siendo ambos infinitos; puesto que éstos son los máximos ingredientes en la mezcla de todas las cosas,  tanto en número como en tamaño”[3]. Entretanto, con dicha postura da a entender que el mundo surgió de una mezcla universal de cada cosa singular que había de terminar por emerger. A pesar de lo ya mencionado Zenón infiere diciendo que las pluralidades debían ser limitadas en número, sin embargo Anaxágoras piensa que la realidad consta de un número infinito de cosas, ya que no hay ni  más ni menos de cosas de las que hay. Es así que rechaza la inferencia del filósofo Zenón.

   Otra idea que él  tenía era afirmar que la mente es infinita, autónoma y gobierna todas las cosas que tienen vida tanto las grandes como las pequeñas. Por tanto, se puede decir que la mente tiene el conocimiento de todo y por ello tiene la facultad de ordenar todas las cosas. Por ejemplo, Anaxágoras explica:

  “cuando la Mente inició el movimiento, estaba separada de todo lo que era movido y todo cuanto la Mente movió quedó separado; mientras las cosas se movían y eran divididas, la rotación aumentaba grandemente su  proceso de división”[4].

  Mientras tanto, para seguir ahondando el pensamiento de Anaxágoras se tiene que recordar la postura acerca de las materias, la cual está compuesta de infinitos números de porciones, y sobre todo puede ser  infinitamente divisible. A pesar de lo anterior, Anaxágoras creía que las cosas estaban coaguladas en partículas o dicho con otras palabras, en semillas, donde se desarrollan las cosas. Algo característico de las semillas es que tienen colores y gustos diversos, además se deduce que algunos opuestos son ingredientes efectivos de ellas. Con ello se da a entender que las semillas tienen cohesionados los opuestos y las sustancias naturales solas. En cuanto a los opuestos se conciben como elementos primarios de posición superior a las sustancias naturales. Los opuestos primarios son el éter, el cual está compuesto por una semilla rara, cálida y seca. También se encuentra el aire que es el otro opuesto componente de la cosmogonía. En efecto, estos dos elementos aunados constituyen una mezcla total. Mientras tanto,  el pensamiento de Anaxágoras conforme a la cosmogonía, explicaba que: “En primer lugar, el aire, que, en este estadio, es el opuesto del éter, se solidifica en nubes; de las nubes surge el agua; del agua surge la tierra; y de la tierra, por último, se solidifican las piedras. No sólo lo igual continúa siendo atraído por lo igual, sino que también, evidentemente, la presión existente en el centro de la rotación va comprimiendo a las "semillas" en cuerpos cada vez más sólidos”[5].
  De igual forma Anaxágoras pensó que los primeros  principios de las cosas eran  las “homeomerías”[6], que en si explicaban que todo lo que es debe proceder de una realidad ya existente. Pues le parecía imposible que ninguna cosa llegara al ser a partir de lo que no es o que en ello se disolviera. Por consiguiente, las  homeomerías son cosas que dividiéndose siempre dan partes cualitativamente iguales.
 Se dice que a Anaxágoras le interesó la astronomía y meteorología diciendo que:

  “La tierra tiene una forma plana y se mantiene suspendida donde está, debido a su tamaño, a la inexistencia del vacío y a que el aire, que es muy fuerte, la sostiene flotando sobre él. De las cosas húmedas que hay sobre la tierra, el mar surgió de sus aguas, su evaporación dio origen a todo lo que ha emergido, y de los ríos que afluyen hacia él. Los ríos deben su origen, en parte, a la lluvia y, en parte, a las aguas de la tierra, porque la tierra es cóncava y contiene agua en sus concavidades. El Nilo crece en verano, porque confluyen en él las aguas procedentes de las nieves del sur. El sol, la luna y todas las estrellas son piedras ígneas que la rotación del éter lleva consigo en su movimiento”[7].

  En conclusión, los últimos  presocráticos fueron los pluralistas como Empédocles, Demócrito, Anaxágoras, etc. los cuales se caracterizan por creer en un principio haciéndolo múltiple, como es el caso de las semillas que  forman el principio de lo creado. Por esta razón Anaxágoras es un filósofo que aporta nuevas ideas sobre la realidad reflexionando los problemas y situaciones de la vida cotidiana.


Bibliografía:

Kirk, Raven y Schofield, Los filósofos presocráticos, Cap. XII “Anaxágoras de Clazomene“, Madrid, Editorial Gredos, 1994, pp. 3-45

 Yarza,Iñaki, Historia de la filosofía antigua,Cap.IV “ Los pluralistas”, Pamplona(España), Editorial EUNSA, 1992, pp. 54.

[1] Yarza,Iñaki, Historia de la filosofía antigua,Cap.IV “ Los pluralistas”, Pamplona(España), Editorial EUNSA, 1992, pag. 54.
[2] 459 Diógenes Laercio , 11(en Kirk, et. al, Los filósofos presocráticos, Cap. XII “Anaxágoras de Clazomene”, Madrid,  Editorial Gredos, 1994, p.3 )
[3] 467  Fr. 1, Simplicio, Fis 155, 26(en Kirk, et. al, Los filósofos presocráticos, Cap. XII “Anaxágoras de Clazomene”, Madrid,  Editorial Gredos, 1994, pag.10 )
[4] 477 Fr. 13, Simplicio, Fis  300, 31(en Kirk, et. al, Los filósofos presocráticos, Cap. XII “Anaxágoras de Clazomene”, Madrid,  Editorial Gredos, 1994, p.18 ).
[5] Kirk, Raven y Schofield, Los filósofos presocráticos, Cap. XII “Anaxágoras de Clazomene“, Madrid, Editorial Gredos, 1994, p. 33
[6] "cosas con partes iguales"
[7] 502 Hipólito, Ref. 8, 3-10 (en Kirk, et. al, Los filósofos presocráticos, Cap. XII “Anaxágoras de Clazomene”, Madrid,  Editorial Gredos, 1994, p.42).

1 comentario: