CUOTAS

ATENTO AVISO

A los participantes de este blog se les hace extensiva la información respecto a las cuotas de penalización:

- Errores Ortográficos: $1.00
- Errores de redacción/sintaxis: $3.00
- Ideas o Enunciados TOTALMENTE erróneos o fuera de lugar: $5.00

TOPE A PAGAR POR MULTAS: $10.00

18 oct. 2011

Pensamiento de Empédocles


Empédocles de Acragas (en la isla Sicilia de la actual Italia) fue un filósofo presocrático datado en el 495-435 a.C., de quien se dice, “utilizando la autoridad de Aristóteles, que fue un ferviente democráta”[1] enfocado en rechazar el gobierno de su ciudad; se ha hablado incluso de su profesión de médico sin embargo, según Kirk y Raven, es una afirmación ilegitima, puesto que se basa en los poderes curativos expuestos en sus poemas.
Los fragmentos que se tienen de él proceden precisamente de éstos dos poemas, comúnmente denominados Sobre la naturaleza y Purificaciones. Y a pesar de no encontrarse éstos en su totalidad, nos ofrecen mayor extensión que en cualquier otro presocrático. Al igual que Parménides, Empédocles escribe en versos hexamétricos buscando extender, completar y corregir la teoría del primero, además de hacerse notar como admirador de Hesíodo, y en consecuencia imitador en la forma verbal.
El texto nos ofrece siete principios generales para la comprensión del pensamiento de nuestro filósofo. En primer lugar se encuentra la defensa de los sentidos, en la que sin duda alguna reconoce la limitación de la comprensión humana, mas invita a estar atentos a lo que nos pueden ofrecer los estímulos sensoriales de cada una de las cosas. Como segundo principio encontramos el poder que da al conocimiento como medio para realizar proezas incluso mágicas. En tercer lugar está la propuesta de las cuatro raíces, que en otras palabras es la presentación de los cuatro elementos como causas primeras del resto de las cosas[2], que en la medida se su combinación forman lo demás. Otro principio es el ciclo del cambio, que se explica mejor con el siguiente fragmento:
Fr. 17, 1-13, Simplicio, in Phys. 158,1
Un doble relato te voy a contar: en un tiempo llegaron a ser sólo uno a partir de una pluralidad y, en otro, pasaron de nuevo a ser plurales a partir de ser uno; dúplice es la génesis de los seres mortales y doble su destrucción. A la una la engendra y la destruye su reunión y la otra crece y se disipa a medida que nacen nuevos seres por separación. Jamás cesan en su constante inter­cambio, confluyendo unas veces en la unidad por efecto del Amor y separándose otras por la acción del odio de la Discordia. Así, en la medida en que lo uno ha aprendido a desarrollarse a partir de lo múltiple y la pluralidad surge de nuevo de la división de lo uno, de la misma manera nacen y no tienen una vida estable. Y en la medida en que jamás cesa su continuo intercambio, asi también existen inmóviles siempre en su ciclo.[3]
Después, el quinto principio son los agentes de este ciclo, es decir que especifica a las cuatro raíces dentro del ciclo, anexando también la presencia del amor y la discordia como fuerzas motrices del ciclo. Consecuentemente el texto presenta la reflexión de Empédocles sobre el nacimiento y la muerte como el sexto principio, en dónde para él, no existen tales ya que tan solo es la mezcla y separación de lo ya existente (las raíces). La mezcla de las raíces es el septo y último principio aquí propuesto por la que existen todas las cosas.
Sin embargo encontramos en La naturaleza otros aspectos importantes a tratar de su pensamiento, uno de ellos el Amor, sobre el cual observamos en el siguiente fragmento:
Fr. 29, Hipólito, Ref. vii, 29, 13
Y respecto a cuál es la forma del mundo cuando está siendo ordenado por el Amor, dice asi: "no brotan de sus espaldas un par de ramas, ni tiene pies ni rodillas ligeras, ni genitales fecundantes, sino que "era una esfera" y es igual a sí misma.[4]
Esto quiere decir que “cuando el amor une completamente a las cuatro raíces, éstas dan origen a la esfera, dando así el mayor grado de perfección a la mezcla, de modo que también es por la discordia que terminan separándose.
En la última parte observamos la explicación que Empédocles ofrecía sobre algunas otras cuestiones sobre biología. De modo que se infiere que dividía la formación de los animales en estadios, en donde en el primero “los miembros vagaban aislados en búsqueda de la mezcla correspondiente”; en el segundo estadio se realizaba la unión, en la mayoría de los casos inadecuada creando las creaturas, unas más fuertes que otras; y en el tercero se dan las formas “completamente naturales”[5], es decir a los hombres. Explica ahí mismo un parentesco de toda la naturaleza que se da por los principios de organización.
Por otra parte el poema de Las purificaciones es sabido que está dirigido a un grupo de personas encontradas en su patria. En éste Empédocles muestra un misticismo que comúnmente es relacionado, o con las tradiciones órficas, o con el pitagorismo; también es en el núcleo del mismo donde se revela como un espíritu divino entre otros que sufrieron el castigo de la mortalidad a través de la encarnación, sin embargo con la posibilidad de la liberación en la inmortalidad; mas solo se podrá alcanzar tal inmortalidad mediante el sacrificio, no de sangre y canibalismo sino el sacrificio puro que podríamos llamar un espíritu de mortificación.
Se considera que los dos poemas están conectados en cuanto a que “los poderes y las pautas del cambio (descritas en Las purificaciones) que gobiernan el destino humano son los mismos que prevalecen en el cosmos en general”[6].

Bibliografía


C. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD. Los Filosófos Presocráticos II. Madrid: GREDOS, 
2006.



[1] C. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD, Los Filosófos Presocráticos II, p.95, Madrid, GREDOS, 2006.
[2] Cabe mencionar que asocia a cada elemento con un dios: Zeus, el fuego; Hera, el aire; Edoneo, la tierra; y Nestis, el agua.
[3] C. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD, Los Filosófos Presocráticos II, p.103, Madrid, GREDOS, 2006.
[4] C. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD, Los Filosófos Presocráticos II, p.113, Madrid, GREDOS, 2006
[5] Nos explican en el texto que se les da ese nombre porque eran seres completos (no fragmentados).
[6] C. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD, Los Filosófos Presocráticos II, p.150, Madrid, GREDOS, 2006

3 comentarios:

  1. Sin duda alguna el aporte que nos haces sobre el pensamiento de Empédocles es sumamente novedoso, ya que es muy original su modo de pensar en cuanto a las siete caraterísticas que componen su pensamiento, sobre todo a llamado mi atención la parte en que trata sobre el conocimiento y la atribución que le hace a este a tal punto de realizar obras magicas, así mismo y no menos singular es su aportación sobre las cuatro raices o los cuantro elementos como las cosas esenciales en su concepción del cosmos.
    Muchas gracias Iván por tu aporte al blog.

    ResponderEliminar
  2. El tema esta mui bien echo y me sirvió mucho para mi trabajo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la informacion

    ResponderEliminar