CUOTAS

ATENTO AVISO

A los participantes de este blog se les hace extensiva la información respecto a las cuotas de penalización:

- Errores Ortográficos: $1.00
- Errores de redacción/sintaxis: $3.00
- Ideas o Enunciados TOTALMENTE erróneos o fuera de lugar: $5.00

TOPE A PAGAR POR MULTAS: $10.00

5 oct. 2011

“El pensamiento de Heráclito”: razón, movimiento y armonía.

imagesCAELW4JUA Heráclito se le puede ubicar aproximadamente en el siglo V A.C., sobre las fuentes que tenemos sobre él no son muy precisas. Se dice que fue hijo de Blosón o de Heraclón de Éfeso (desde los fragmentos que se tienen según Diels y Kranz); asimismo, se explica que se rehusó a componer leyes para los efesios, prefiriendo jugar con los niños en el templo de Artemis. La mayoría estas historias y dichos documentados conocidos sobre él, son en su mayoría opiniones que pretendían ridiculizarle; siendo en su conjunto historias inventadas, con maliciosa intención por pedantes helenísticos resentidos por el aire de superioridad que se le adjudicaba a Heráclito. Por otro lado, se presupone que se convirtió en un misántropo [1] alejándose de la sociedad para vivir en un monte, alimentándose de hierbas. Se le atribuye un libro titulado Sobre la naturaleza, llamado así por su contenido; éste se encuentra dividido en tres secciones: sobre el universo, la política y la teología, lo que le hizo gozar de reputación por su escrito. Tal fue el prestigio que ganó con su pensamiento que se le asignaron discípulos conocidos como heclítetos. Por otra parte, la experiencia de Heráclito lo llevó a expresar la universalidad del <> con mayor claridad, y de la misma manera la <> y la <>; de ahí que adquirió fama en la antigüedad por sus definiciones referentes a los términos ya mencionados. Se dice que murió a los 60 años.

Acerca de sus paradojas encontraremos fragmentos escritos por él que nos ayuden a comprender su percepción sobre el movimiento, la razón y la armonía. Como primer punto, en el pensamiento de Heráclito se habla de afirmaciones acerca del movimiento, aserciones que parten de la idea de que “todas las cosas fluyen”. Para Heráclito todo lo que existe deviene [1], es decir, todas las cosas fluyen y nada permanece en sí mismo, algo puede suceder en un momento y al otro pasa un cambio diferente; entonces el devenir es movimiento. Para Heráclito…“en alguna parte todas las cosas se mueven y nada está quieto y comparando las cosas existentes con la corriente de un río dice que no te podrías sumergir dos veces en el mismo río” (215 Platón, Cratilo 402 a). A esta razón, es cierta la idea del cambio, análogo con el ejemplo del río, donde el agua fluye en una realidad que puede considerarse estática; sin embargo experimenta un cambio. Por consiguiente la permanencia y la inmovilidad son prerrogativas de la razón humana; la verdad que hay en el devenir es que todo fluye, todo está en constante cambio, y estás alteraciones se dan inclusive en la esencia de las cosas.

Uno de los sentidos más adecuados que vamos a encontrar referente al pensamiento de Heráclito será el sentido técnico de λόγος, entendida como: "fórmula, disposición proporcionada, calculo, medida, etc.” . Es un tanto engañoso usar este término, para facilitar su desarrollo, en éste documento se manejará como la “razón”. Heráclito expresa cómo el hombre ante esta realidad pasa aletargado con lo que acontece a su alrededor:

“Siempre se quedan los hombres sin comprender que la razón es así como yo lo describo, lo mismo antes de haberlo oído que una vez que lo han oído; pues, aunque todas las cosas acontecen según esta razón, se parecen los hombres a gentes sin experiencia, incluso cuando experi­mentan palabras y acciones tales cuales son las que explico, cuando distingo cada cosa según su constitución y digo cómo es; al resto de los hombres les pasan desapercibidas cuantas cosas hacen despiertos, del mismo modo que se olvidan de lo que hacen cuando duermen”(194 Fr. 1, Sexto, adv. math. vii 132)

Si el contexto puede ser percibido de diferentes puntos subjetivos en el hombre y, el conocimiento de alguna cosa consigue ser o tener un sentido diferente para otro sujeto, en conclusión, es difícil llegar a definir y captar la verdad sobre la razón. “Por tanto, es necesario seguir lo común; pero, aunque la razón es común, la mayoría vive como si tuviera una inteligencia particular” (195 Fr. 2, Sexto, adv. math. vii 133).

Continuando con sus fragmentos, se puede afirmar que la razón es como lo constitutivo de todas las cosas, resaltando la vivencia en relación con el mundo. El aprendizaje se concibe a través de la experiencia, entonces encontraremos que la razón es un constitutivo que precede del orden, es decir, de un sentido que se estructura en el pensamiento del hombre a la medida de la interacción con el mundo, ésta puede correr el riesgo de considerarse como algo subjetivo a una idea que se genera del individuo y no del sentido común. Comprender e interactuar con el mundo es encontrar el conocimiento objetivo que parte de lo común entre las cosas, el orden ya mencionado, la centralidad e importancia de la percepción y relación de un todo. Por siguiente, se afirma que “tras haber oído la razón y no a mí es sabio convenir en que todas las cosas son una” (196 Fr. 50, Hipólito, Ref. ix 9, 1).

Heráclito en sus fragmentos sobre los opuestos describe que estos son ideas que refieren a que son más que apariencia y que en verdad hay una esencial unión entre las cosas que parecen oponerse y entre ellas no existe una división. En el fragmento “el mar es el agua más pura y más corrupta; es potable y saludable para los peces; para los hombres, en cambio, es impotable y deletérea” (199 Fr. 61, Hipólito, Ref. ix 10, 5), nos encontramos que las mismas cosas producen efectos opuestos sobre clases distintas, es decir, hay una unión esencial entre ellos. Si desaparece la armonía entre la tensión de las fuerzas no habría movimiento ni perenne fluir, de manera que en lo contrario de las cosas podremos llegar a conocer la esencia. Como es el caso del frío-caliente, lleno-vacio, seco-húmedo; a la percepción e interpretación de cada uno, no podemos llegar a conocer el uno sin el otro; así pues, se crea una unión esencial entre ellos. “La unidad de las cosas subyace a la superficie; depende de una equilibrada reacción entre opuestos” (207 Fr. 54, Hipó­lito, Ref. ix 9, 5).

En conclusión, encontramos en el pensamiento de Heráclito la afirmación de que las cosas son una, puesto que la armonía, el movimiento y la razón no se pueden entender independientes uno del otro; debido a que en la profundización de la búsqueda de la verdad nos llevará a la razón como la unión de las cosas en uno, y éstas se mantienen unidas y comprendidas por la armonía que existe entre ellas; así pues, el conocimiento se da en el devenir de las cosas que experimenta un cambio constante. En otras palabras, para Heráclito la naturaleza de las cosas es una, la razón es la verdad necesaria para que en su conjunto converjan con el devenir de nuestro ambiente comprendido desde la armonía.

Bibliografía:

Kirk, Raven y Schofield, Los filósofos presocráticos, Cap VI. “Heráclito de Éfeso”, Editorial Gredos, Madrid, 2008, pp. 237-255.

Diccionario de la lengua española , 2005, Espasa-Calpe, WordReference.com, Misántropo, está disponible en: http://www.wordreference.com/definicion/mis%C3%A1ntropo [ accesado el día 5 de octubre de 2011]

__________________

[1] Misántropo: Persona que tiene aversión al trato con los demás.

[2] Devenir: Cambio, transformación, transcurso; el devnir de la vida.

2 comentarios:

  1. Lo que me llama la atención es cómo Heráclito enfatiza que todos los hombres pueden ver la verdad, pero no lo hacen porque están dormidos. Con ello, yo interpreto que el hombre no puede ver dicha verdad porque no le ha encontrado sentido a la vida o simplemente no logra captar lo esencial de las cosas que lo rodean. También se me hace relevante que Heráclito argumente al logos como el principio, al movimiento y a la armonía como parte de la razón. Por ello, considero que tales posturas las argumenta desde su propia experiencia de vida. La cual es muy distinta a otros pensamientos, pero convergen en que todo tiene un principio. Y también me aúno a tu conclusión diciendo que la razón, el movimiento y la armonía están íntimamente unidas, pues gracias a ellas se puede conocer la verdad según Heráclito.

    ResponderEliminar
  2. Un aporte con un grado extra de dificultad con respecto al "oscuro" como se le conoce a Heráclito. En lo personal me llama la atención la propuesta que hace sobre los opuestos que enfatiza como necesarios para armonizar el cosmos entero, de lo contrario sería el fin del mismo. Otro aspecto que deseo resaltar nos remite a su propuesta sobre el devenir, de la cual tomaste el ejemplo más claro en la figura del río, es cierto lo que propone, las aguas son distintas, pero ¿qué permance quieto en el río? y esta parte inmovil es el cause por el cual se dirigen las aguas en movimiento, observando un río tal vez sea difícil percatarse de ello, pero ahí está, muy probablemente a esto se refería Heráclito cuando hablaba sobre el hombre al cual las cosas la pasan desapercibidas lo mismo que olvidan lo mismo dormidos que despiertos.

    ResponderEliminar